Entrenamiento físico preparativo y terapéutico


Numerosos estudios realizados sobre un gran número de datos epidemiológicos, experimentales y clínicos han proporcionado evidencia inequívoca y definitiva sobre la capacidad de la actividad física para reducir la morbilidad y la mortalidad relacionadas con enfermedades cardiovasculares, respiratorias, metabólicas y oncológicas y para mejorar el rendimiento físico. Y la calidad de vida de quienes la practican. Además, la actividad física parece reducir significativamente el riesgo de desarrollar depresión.  

Sin embargo, es importante enfatizar que, de modo que si tenemos beneficios para la salud, la actividad física practicada debe ser adecuada, apropiada y correcta. Por lo tanto, vale la pena enfatizar que la prescripción de ejercicio físico en sujetos sanos y aún más en aquellos que padecen patologías es un acto delicado y no está exento de riesgos y tiene las mismas responsabilidades que la prescripción de un procedimiento quirúrgico, de una dieta o de un tratamiento farmacológico. 

Durante el ejercicio de mi actividad profesional como médico general de acuerdo con el Servicio Nacional de Salud, todos los días asistí a pacientes con patologías, por lo que la literatura científica internacional subraya los beneficios que podrían derivarse de una consulta regular, práctica adecuada y correcta de la actividad física y para ayudarlos decidí que tenía que hacer más. 

Por esta razón, día tras día, he desarrollado la opción de capacitarme y capacitarme para poder tratar profesionalmente la nutrición y el entrenamiento físico con fines preventivos y terapéuticos.

Leer más...



Paola Micale 2019 - Contactos